ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeRExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR
 Zodiaco Zodiaco
Estas en » ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR » Archivo de Relatos » September 2008 » 24-09-08:ferrata Gorges De Salenys Y Subida Al Montclar Por Carcaixells
Friday 26 de September de 2008, 18:07:07
24-09-08:Ferrata Gorges de Salenys y subida al Montclar por Carcaixells
Tipo de Entrada: RELATO | 2047 visitas

Avi Jordi, David, Florenci, Javier, Josep Antoni, Núria, Sígrid y yo realizamos en primer lugar una vía ferrata instalada en una riera, llamada Gorges de Salenys (o riera de Salenys). Más tarde, nos acercamos a una zona boscosa no muy lejana, donde a través de la cresta de Carcaixells se puede ascender de manera elegante al Montclar, de 407m de altitud y vistas al mar. De regreso, la mitad del grupo subimos al Montrodó, vecino de Carcaixells y también con algunos tramos equipados. Finalmente nos reunimos en los coches muchas horas después de haber iniciado nuestras andanzas por el Baix Empordà.

 

En primer lugar, comentar que tenemos los coches aparcados en el término municipal de Santa Cristina d´ Aro, en el kilómetro 4,6 de la carretera GIV-6612. A las diez menos cuarto, después de desayunar al inicio de la vía ferrata, comenzamos el itinerario. Hasta aquí hemos llegado caminando en unos diez minutos desde los coches, trayecto en el cual nos percatamos de que la riera está seca. Después de Sígrid y Josep Antoni se sitúa David, el más inexperto del grupo pues aún no ha realizado ninguna vía ferrata al completo. Detrás de él me sitúo yo, seguido de Florenci, Núria y Javier. L´ Avi Jordi todavía no ha subido a la pared porque nos está tomando numerosas fotografías desde abajo. Lo más destacable de esta vía ferrata de poca dificultad es que no consiste en ascender por unas grandes paredes gracias a grandes filas de grapas, sino que se trata de ir progresando por el interior de una pequeña riera, en muchos tramos sin grapas. Hay cinco pequeños puentes para ir pasando de un lado al otro, y algunas vías de escape. Jordi nos cuenta que hace muchos años la realizó con muchísima agua, por lo que resultó más bonita de hacer.

 

El primer tramo apenas presenta desnivel, pero no es de extrañar ya que el itinerario completo sólo suma unos 100m. Hay que caminar por la pared intentando apoyar los pies en la roca, o bien en unas pequeños escalones metálicos cuando los hay. Nos abrimos paso entre dos paredes cercanas que forman una brecha por la cual debe de bajar el agua después de los aguaceros, ya que por esta comarca las lluvias suelen ser torrenciales. Una vez cambiamos de pared prácticamente hemos superado el primer tramo. Nos topamos con las instalación de una tirolina, cuyo uso está restringido a quien tenga el material adecuado y sepa utilizarlo correctamente. Remontando la riera nos encontramos con una pared que es muy fácil de superar, donde de nuevo hemos de buscar buenos apoyos para los pies o bien unas piezas metálicas pequeñas que hay de vez en cuando. “Grapas” comunes de vía ferrata sólo hay algunas en la parte final, aún distante para nosotros en tiempo, no en espacio.

 

Llegamos a los dos primeros puentes. El primero tiene una longitud irrisoria, mientras que el segundo ya es algo más inquietante y nos lleva de una orilla a la otra (entiéndase en época de lluvias, porque no hay agua ni por tanto orilla). En un primer momento, David se muestra reacio antes los puentes, aludiendo a su vértigo para no posar sus pies sobre el cable de acero, pero consigo convencerle de que pruebe y los acaba pasando bien. Con Javier bromeamos porque llevamos tiempo intentando que se atreva con el de Centelles, pero de momento nuestro empeño resulta infructuoso. Florenci, con razón, indica que el puente de las Baumes Corcades no se puede comparar con ninguno de los que pasamos hoy. Núria aprovecha los puentes para hacer diferentes posturas, y salir bien en las fotos. Tiene una merecida fama de ser fotogénica, es difícil pillarla desprevenida. Josep Antoni y Sígrid se desenvuelven con mayor facilidad que David, por lo que a menudo detienen su ritmo a la espera de que nosotros alcancemos su posición. La cámara analógica de l´ Avi Jordi, como siempre, está que saca humo. Especulamos con que el de Fotoprix le debe de hacer algún descuento especial en el revelado de sus carretes.

 

Los dos puentes que hemos pasado son de esos que tienen sólo el cable de vida, que utilizamos para sujetarnos, y el cable sobre el que caminamos; no hay pasamanos. Más adelante llegamos a un puente con dos pasamanos, donde se camina sobre unos tablones colocados longitudinalmente sobre dos cable de acero próximos. Ahora toca acometer una subida típica de grapas, similar a las presentes en la mayoría de vías ferratas. Avanzamos por una pared también sencilla hasta llegar al inicio de un puente que es muy similar al de Centelles pero de mucha menos longitud. En vez de un cable se van pisando por muy cercanos, y sobre cada uno de los dos pasamanos colocamos un mosquetón (esto último lo diferencia del de Centelles). Es el lugar donde realizamos varias filmaciones antes de afrontar el puente más destensado, pero de menor longitud que el que acabamos de superar. Finalmente superamos un tramo ya más vertical, donde se haya emplazada una pequeña escalera metálica verde. Una vez arriba, atravesamos un puente colgante de tablones que recuerda a Indiana Jones, donde finaliza la vía ferrata. En cinco minutos estamos de nuevo en los coches; son las once de la mañana. En total, hemos empleado setenta y cinco minutos un grupo de ocho personas, con numerosas paradas fotográficas, lo que da buena idea de su poca extensión, por lo que quizá vale la pena aprovechar el viaje y compaginarla con alguna excursión o vía ferrata, como Carcaixells o Agulles Rodones respectivamente.

 

Nos desplazamos con los coches a un lugar no muy distante, llamado Can Llauradó. Son las 11:35 cuando partimos camino a los Carcaixells, que son una especie de castillos de roca que emergen del bosque, por donde crestearemos camino al Montclar. Al poco de partir pasamos junto a una roca llamada menhir de Can Llauradó. Aunque el día está nublado, se nota que nos vamos acercando al mediodía y que el otoño sólo acaba de comenzar. Por aquí parece que no ha llovido estos últimos días, a diferencia de otras regiones no muy lejanas. Es una lástima porque el recorrido por la vía ferrata habría sido más espectacular. Llevamos bastante rato caminando cuando tomamos un desvío al inicio de la vía ferrata Agulles Rodones. Es de dificultad difícil, de 5-6h y es necesaria la cuerda. La escalera de acceso está suelta, pero no es problema para acceder al primer tramo, el cual no parece desequipado. Más adelante quizá sí lo esté, o quizá no, el tiempo lo dirá pues algunos piensan venir pronto. Florenci dando un rodeo, y Josep Antoni trepando, nos demuestran que lo de la escalera cortada de la pared no es ningún problema. El señor que instaló esta ferrata tiene otra junto al mar en Sant Feliu de Guíxols, en principio desequipada (como mínimo parcialmente, y en especial su acceso).

 

Regresamos a la senda hasta llegar al inicio del entretenido recorrido por Carcaixells, a menudo equipado con pasamanos (cable, cadena o cuerda) e incluso con un puente colgante de “tablones de metal”. Comienzan nuestras andanzas por la roca, subiendo y bajando sorteando así dificultades de piedra. Gozamos de buenas vistas dada la naturaleza aérea de todo cresteo, algo siempre agradable de realizar cuando uno se siente en lugar seguro. David anda cansado pues hace un tiempo que no sale a la montaña, por lo que los seis primeros se detienen a menudo. En las trepadas tampoco tiene mucha experiencia, por lo que hoy tiene una buena oportunidad de cogerla tanto en ferrata como aquí, sobre todo al haber optado por no hacer el puente colgante. Si uno no quiere pasar por él (pone “prohibido el paso, propiedad privada”) debe retroceder unos metros, pasar por debajo y subir una pequeña pared donde hay una cuerda de ayuda. Por debajo también vemos que transcurre el itinerario de la vía ferrata, aunque a una altitud inferior.

 

Continuamos subiendo y bajando por terreno rocoso siempre sencillo, pues no tiene dificultad el itinerario, hasta salir a un bosquecillo, donde tomamos una pista. Javier hace diferentes ruiditos con el teléfono móvil antes de encarar un corto tramo de gran pendiente. Una trapada final nos lleva a las cercanías del Montcau, que coronamos dos horas después de haber salido pese a tener una altitud de 407m. A parte de sus vistas al mar, otro aspecto a destacar es que es un “Cent Cims”. Parece una de las montañas más altas de los alrededores. Comemos cerca de la cumbre bajo un sol cada vez más radiante, para luego afrontar una pista de descenso vertiginoso que se vuelve muy resbaladiza debido a ello. Pasado un buen rato, Florenci me lleva junto a Javier y Núria a unos castillos de piedra; me dice que se llama Montrodó. Se parecen a Carcaixells, que son los vecinos, pero de menor duración. Hay pasos equipados tanto de subida como de bajada. Finalmente llegamos a los coches, donde nos reunimos con la otra mitad del grupo para dar por finalizado un amortizado día de excursión, camino equipado y vía ferrata en la comarca del Baix Empordà.

 

P.D. Te invito a visitar mi canal de Youtube Feliz Éxito aquí:  www.youtube.com/felizexito




Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook