ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeRExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR
 Zodiaco Zodiaco
Estas en » ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR » Inicio
Recopilación de relatos sobre las aventuras vividas en la montaña y la naturaleza. También hay alguna galería de fotos. Si quieres ponerte en contacto conmigo escríbeme a dmiraher@terra.es
martes 26 de junio de 2018, 13:19:41

Tipo de Entrada: RELATO

En compañía de Alba, Siria, David y Marcos asciendo al Montcau (1052m) desde el Coll d´Estenalles (870m) y bajamos al Coll d´Eres, donde tomamos el camino a la Cova Simanya. Comemos a la fresca y una vez en el collado, tiramos hacia la Mola (1107m), punto culminante del Parc Natural de Sant Llorenç de Munt i Serra de l´Obac. Descendemos hasta Can Robert y mediante autostop nos plantamos de nuevo en el aparcamiento de Coll d´Estenalles.

 

Hacia las 9:45 partimos de Sant Feliu de Codines Alba, Siria, David y yo, con destino a Rubí, donde recogemos a Marcos, un seguidor de Feliz Éxito ( www.youtube.com/felizexito ), a las 10:15. Gracias al GPS del teléfono inteligente de David, llegamos hasta el aparcamiento del Coll d´Estenalles, situado en el punto kilométrico 15 de la carretera BV-1221 a 870m de altitud. El desnivel hasta el primer objetivo del día, el Montcau, es inferior a los 200m gracias a la altura a la cual está situado el aparcamiento.

 

Con calma y con poca gente en los alrededores –anoche fue la verbena de San Juan– emprendemos la marcha por una cuesta. Es una pista forestal que abandonamos pronto, en el Coll d´Estella, donde tomamos el sendero que nos lleva directamente a la cumbre del Montcau. Está delimitado por cuerdas para que nadie lo abandone, pues al otro lado la vegetación sobre la “codina” es frágil. El final es una entretenida trepada hasta la cima.

 

A la sombra de la mesa de orientación, nos hidratamos y contemplamos el paisaje. El día no está muy claro, de manera que sí podemos apreciar Montserrat, Cingles de Gallifa, Sant Feliu de Codines o el Puiggraciós, pero apenas se distinguen el Montseny o Barcelona mientras que el Pirineo queda oculto a nuestra vista. Unos minutos de descanso, una foto grupal que nos toma un señor, y bajadas hacia el Coll d´Eres.

 

La bajada de la rocosa cima comienza con un pequeño destrepe. Una vez alcanzado el collado, tomamos el sendero señalizado que en pronunciado descenso, nos conduce hasta el desvío a la Cova Simanya. Se trata de una cueva de 400m de recorrido, muy frecuentada por familias con niños. En su interior, a la fresca, junto a la luz diurna, nos comemos los bocatas. Un pájaro entra y sale constantemente, en su afán de alimentar a sus crías, las cuales parecen estar aprendiendo a volar.

 

Tras reponer energías, damos una vuelta por el interior de la cueva gracias a la luz del móvil. Resulta que he traído mi frontal pero en la caja solo hay dos de las tres pilas que necesita para funcionar. ¡Qué lástima! No hay mucha agua en el suelo, en comparación con lo que recuerdo de otras veces. No obstante, tampoco nos metemos mucho, y en el ramal del frente, ni en el que se abre hacia la izquierda.

 

Una vez en el exterior, volvemos a sufrir las calores de este inicio de verano. La subida hasta el coll d´Eres es corta pero pronunciada. Una vez en el collado nos separamos de David, que prefiere regresar al aparcamiento y descansar –léase hacer la siesta– en los bancos que hay junto a la oficina de información del parque natural. El resto nos dirigimos, por el cordal, en dirección a la otra punta de la sierra, La Mola (1107m), punto culminante del macizo.

 

Tras aproximadamente una hora de caminata, llegamos al Morral del Drac, una gran formación rocosa con una pequeña cueva que la atraviesa de lado a lado. Intentamos acceder a ella pero la roca está resbaladiza y lo dejamos estar. Ahora toca el ascenso propiamente dicho a la montaña de la Mola, en un primer momento por terreno rocoso y después a través de prados. Las vistas en la cima son impactantes sobre los núcleos urbanos, quedan a un tiro de piedra, sobre todo Castellar del Vallès. Muy cerca está también, pasado Matadepera, Terrassa y algo más distante, Sabadell.

 

Visito con Alba el interior de la iglesia. Está fresco, ¡qué bueno! A Siria y Marcos los encontramos en el restaurante con vistas. Les han metido una clavada por una botella de agua, pero hasta aquí todo llega en mula. Ojeando la carta, me fijo en las ensaladas a 9 o 10 euros y la butifarra a 13 o 14 euros. ¡Menudo placer debe de ser comer en este restaurante con estas vistas! Incluso sirven cenas algunos días de la semana previa reserva.

 

Son cerca de las cuatro y para regresar hasta el coche tenemos como unas dos horas de deshacer el camino, menudo palo. Cojo un mapa gratuito del punto de información del parque que hay a la entrada del restaurante y optamos por descender a Can Robert, cerca de la carretera, y Marcos le envía a David un wasap para que nos vaya a recoger a allí. Este, no obstante, parece no tener cobertura en el Coll d´Estenalles.

 

Al poco de iniciar la bajada, le pregunto a un señor si vamos bien y se empeña en que mi mapa es muy malo, que no sirve, y me enseña el suyo. “Sí, lo acabo de coger gratis en el restaurante”. No obstante, no tenemos problemas para llegar hasta Can Pobla y, posteriormente, a Can Robert. David ni está ni se le espera, está sin cobertura. Mapa en mano, continuamos hasta Torre de l´Àngel, para salir a la carretera BV-1221.

 

Les comento de parar a algún coche y que nos deje en el collado a alguno de nosotros y regresar en el coche de David pero Marcos y Siria prefieren ir caminando. Me quedo con Alba pensando en cuánto de lejos debe de estar el aparcamiento y, buscando, aprecio en la recta un punto kilométrico. Como recuerdo de ayer, que hoy teníamos que aparcar en el punto kilométrico 15, me acerco hasta él. ¡Es el punto kilométrico 7!

 

Le comento a Alba que hay ocho kilómetros de subida por la carretera, que van a tardar dos horas, como mínimo hasta las siete de la tarde. ¡Menudo palo! Nos disponemos a parar a algún coche. Los primeros no lo hacen, fruto de esta sociedad individualista que los medios de manipulación y el poder están creando en beneficio propio. Pero pronto aparece un señor de Sabadell, Miquel, quien nos recoge.

 

Nos cuenta que está saliendo de una lesión, pero que va a realizar una excursión sencilla para desconectar de la gente. Es una pasada para los de Sabadell, Terrassa y alrededores, tener unas montañas así tan cerca. Él no tiene pensado llegar hasta el collado, pero cambia de planes para poder solucionar nuestro entuerto y nos lleva a los cuatro. Pues sí: nos encontramos a Siria y Marcos y también los recogemos. Aún les quedaban 6 kilómetros por delante, una hora y media.

 

En el collado nos reencontramos con David, con cara de sueño, como recién incorporado. No está en el coche, sino en los bancos. Le agradezco el favor a Miquel y le doy una tarjeta mía para que me escriba si algún día se pasa por las montañas de Sant Feliu de Codines a realizar alguna excursión. En los alrededores tenemos Sant Miquel del Fai, Cingles de Gallifa, Cingles de Bertí y Puiggraciós, entre otros.

 

Hacia las seis, llegamos a Rubí, donde Marcos nos enseña su piso. Como comenté antes, me ha conocido gracias a mi canal de Youtube de desarrollo personal ( www.youtube.com/felizexito ). Nos despedimos y con David regresamos a Sant Feliu de Codines. Estamos un rato en casa y pronto, Siria toma rumbo a Granollers y David a Hospitalet. Se acaba así una jornada de buena compañía y de reencuentro con la montaña. A la próxima, hemos de subir a alguna montaña más alta. Veremos si se tercia :)


añadir nuevo comentario


lunes 2 de abril de 2018, 17:31:50
30-03-18: Raqueteando por Rasos de Peguera
Tipo de Entrada: RELATO

En compañía de mi amigo David y de Marcos, un seguidor de Feliz Éxito de Rubí, paso una tranquila mañana dominical raqueteando en Rasos de Peguera, antaño la estación de esquí más cercana a Barcelona.

 

Pasan pocos minutos de las 9, la hora acordada, cuando David me recoge en Sallent Sud, el lugar de encuentro acordado para compartir un rato de viaje y ahorrar combustible. Viene acompañado de Marcos, un seguidor de Feliz Éxito de Rubí con ganas de conocernos en persona. A través de la C-16 llegamos a Berga y tomamos la carretera a Rasos de Peguera. A diferencia de hace unas semanas, cuando llegamos más tarde y tuvimos que aparcar bastante abajo, hoy sí podemos estacionar en el Coll del Cabrer, el punto más elevado de la carretera. Junto al aparcamiento, un gran Cristo llama la atención. También es llamado este lugar como Coll del Sant Crist.

 

Preparamos las mochilas y nuestras raquetas y vamos a la furgoneta que en el aparcamiento, además de vender bocadillos y refrescos, alquila raquetas de nieve. Marcos se las pilla por diez euros sin necesidad de dejar ningún depósito, simplemente le preguntan su nombre y DNI. Resulta que son las mismas que tenemos David y yo, las TSL-225, incluso del mismo color, azules, sin bien a diferencia de las nuestras, se ven bastante descoloridas. Le pregunto al chico si conoce alguna ruta para realizar por aquí, y nos emplaza al poste indicador que hay al otro lado del aparcamiento.

 

El collado en el que hemos aparcado, situado a 1836m de altitud, ha sido final de etapa de la Vuelta a España en dos ocasiones, en concreto en las ediciones de 1981 y 1984. En la primera partieron de Esparraguera y el ganador fue el español Vicente Belda, mientras que en 1984 el primero en llegar a aquí, desde Sant Quirze del Vallès, fue Éric Caritoux, manteniendo Pedro Delgado el liderato, que finalmente perdió frente al francés proclamándose este último vencedor en Madrid. Lejos del bullicio y ajetreo que toda prueba deportiva conlleva, iniciamos la marcha con apenas unas pocas familias en el lugar: todavía es temprano. Aquí la nieve hace las delicias de los niños, provistos de trineos y de ganas de construir muñecos de nieve.

 

Remontamos una pala nevado junto a un remontador verde abandonado de la antigua estación de esquí de Rasos de Peguera, la única de la provincia de Barcelona y uno de los primeros lugares en los que se practicó esquí en Cataluña, hacia 1908. Marcos hace como quince años que no pisa la nieve, pero se defiende bastante bien. Lo que le cuesta, es sujetarse bien las raquetas al calzado, recién comprado para la ocasión, de manera que ha de volvérselas a colocar en varias ocasiones. Además, la falta de polainas hace que le entre nieve en el interior de la bota. Para ser primavera y estar a tan solo dos mil metros de altitud, hay muchísima nieve acumulada.

 

En lo alto de la pala, donde finaliza el antiguo remontador, paramos a hidratarnos y a comer algo. El día está bastante nublado y con niebla, pero a ratos se levanta y aparecen tanto el sol como las vistas. El viento, persistente, nos produce una sensación de frío al detenernos. Iniciamos un descenso, en el que adelantamos a un grupo de unos quince raqueteadores con guía, quienes se dan la vuelta y emprenden el regreso. “Para ser el primer día ya está bien”, se escucha. Ascendemos a una montaña cercana que tiene en la cima un bloque de piedra, con un escudo metálico de 1978 de un centro excursionista y un belén metálico. Algunos la llaman El Pedró, como por ejemplo en el mapa de Editorial Alpina, y otros Rasos de Baix (2051m), si no me equivoco. Volvemos a descansar y una pareja que llega nos toma una foto de grupo.

 

Raqueteamos pendiente abajo hacia una especie de ancho collado comunicado con una cumbre vecina que también coronamos. Esta tiene un vértice geodésico en medio del bosque que a primera vista parece diminuto pero resulta que en su mayor parte está cubierto por la nieve. Nos metemos en el bosque de regreso al aparcamiento. También abro huella por lugares alejados de las pisadas del sendero de pequeño recorrido, qué disfrute. Encontramos lo que debe de ser una antigua pista abandonada, con bosque a ambos lados, y David pierdes altitud a gran velocidad, con nosotros detrás. Cuando sale el sol, se ve todo muy bonito. Enfrente tenemos la Gallina Pelada, que nos trae gratos recuerdos de excursiones pasadas, y un collado cercano junto a una gran pared, el Coll Estret junto a Roca Blanca.

 

Como la entrega de las raquetas es hacia las tres y todavía son las dos y poco, buscamos bajo un árbol un lugar para comer. Conversamos de inquietudes varias, como las criptomonedas, la libertad financiera y en especial, sobre el paso de los años y la necesidad de acometer cosas que nos gusten y nos hagan ilusión, porque si no la rutina se te come, el tiempo pasa y al final los sueños quedan aparcados. Compartimos inquietudes y posibles proyectos futuros o incluso pasados, como mi periplo sudamericano de hace año y medio. Inspirado en esta parada para comer, grabaré este vídeo mañana: https://youtu.be/Vas-Y0WuVVU

 

Cerca de las tres, devolvemos las raquetas de Marcos y emprendemos el regreso a Sallent Sud. Lo bueno de compartir coche, además del ahorro económico y medioambiental, es que uno puede compartir conversación. Incluso junto a mi coche, antes de separarnos definitivamente por hoy, le seguimos dando vueltas a algunas cosas e inquietudes. Esperamos volver a encontrarnos pronto con Marcos. De momento, ellos tiran para Rubí y Hospitalet y yo para casa, tras pasar una agradable mañana con las raquetas de montaña, en los dosmiles más meridionales de Cataluña, sin salir de la provincia de Barcelona. ¡Otro día más!


añadir nuevo comentario


sábado 17 de marzo de 2018, 23:13:28

Tipo de Entrada: RELATO | 2 Comentarios

En compañía de Jorge asciendo por la Canal del Pou del Gat y la Canal Plana desde la Colònia Puig, junto a Sant Benet, hasta alcanzar tras un entretenido recorrido aéreo con una estrechísima canal final el punto culminante de Tebaida, el Elefante (1156m), junto a agujas como la Momia y la Preñada.

 

Pasan pocos minutos de las nueve y media, la hora acordada, cuando llego al aparcamiento situado enfrente de la abandonada Colonia Puig, próxima al monasterio de Sant Benet. Se trata de un antiguo hotel de lujo convertido en hospital de guerra durante la Guerra Civil, actualmente en estado ruinoso y visitado por amantes de lo abandonado y de los fenómenos paranormales. En su interior, el inventor del futbolín, Alejandro Finisterre, recuperándose de heridas de guerra, construyó el primer futbolín con la ayuda de un carpintero de Monistrol.

 

Jorge ha llegado hace unos pocos minutos. Quizá me haya tomado la delantera cuando me he detenido a repostar pasado Terrassa, al inicio del tramo de media docena de radares consecutivos. Como sucede en la N-340 o la N-II, aquí, en la C-58, se ha dejado la vida muchísima gente porque la alternativa más segura es de peaje. Le comento que otro día podemos quedar más cerca, por ejemplo en el IKEA de Sabadell, y nos ahorraremos cerca de 80km de combustible entre ida y vuelta, lo que beneficia tanto al medio ambiente como a nuestros bolsillos y ganas de tertulia.

 

Una vez lista la mochila, partimos hacia la canal del Pou del Gat. Para alcanzarla, primero subimos a través de un sendero, ganando bastante desnivel, hasta la carretera que va a Santa Cecília. En ella caminando un rato en sentido al monasterio de Montserrat, cual peregrinos que retornan de Santiago, tomamos un nuevo sendero que, mapa en mano, nos deja al inicio de la Canal del Pou del Gat (672m), señalizada con un poste de madera. Esta tiene algún tramo entretenido, rocoso y resbaladizo por la humedad, en el que hay que extremar las precauciones, en especial el equipado con una cuerda a modo de pasamanos.

 

A la salida de la canal (865m) un nuevo canal nos recibe. Esta vez no es el Camí dels Degotalls, sino el GR que tomamos a mano derecha en sentido Can Maçana. No tardamos en abandonarlo para tomar una nueva canal, la Canal Plana, no señalizada pero fácilmente localizable mapa en mano, pues en este punto el GR describe una gran curva y estamos justo en el centro. La canal no tiene nada de plana, no hace honor a su nombre. Jorge, como siempre, va a toda máquina y yo intento seguirlo. Lleva más excursiones en lo que va de 2018, que yo en los últimos dos años, si bien mi inferior edad compensa esto en parte.

 

Al salir arriba al collado, al mundo exterior, las vistas la verdad es que son algo decepcionantes. Para remediarlo, ascendemos a una aguja cercana fácilmente accesible, con grandes vistas hacia la vertiente de la que venimos. A lo lejos se ven el Montseny, La Mola, el Montcau, Manresa, Sallent, el Prepirineo y el Puigmal. Mapa en mano, nos dirigimos hacia la cumbre del Elefante. Qué pasada tener un mapa de escala 1:5000, cada centímetro son tan solo 50 metros en la realidad, apenas medio minuto de caminata. No conozco ningún otro lugar con un mapa tan detallado de la Editorial Alpina.

 

La subida al Elefante es tranquila y solitaria. De hecho, no nos hemos encontrado con nadie ni en ninguna de las dos canales ni aquí. En cambio, enfrente, en la zona de la Gorra Frígia, no paran de pasar personas que se dirigen de Sant Joan a Sant Jeroni. El terreno es algo aéreo, todo terreno rocoso conglomerado. Cerca hay una aguja con forma de mono pero de nombre La Preñada, me temo que la barriga debe de estar en otra vertiente no visible desde aquí. Llegamos a la estrecha canal que da acceso a la cima. Jorge se queda empotrado, intentando avanzar. En las fotos solo aparece un culo. Yo me deshago de la mochila y como soy delgado, la supero de lado.

 

En lo alto de la aguja, coronada por un hito de piedras que sostiene un palo, nos tomamos una foto, miramos a nuestro alrededor el paisaje y abandonamos rápidamente la cima somital que Jorge tan aventurera y venturosamente ha hollado. Para descender la estrecha canal Jorge me lanza su mochila para abajo y una vez reunidos, al sol, desayunamos unas galletas de chocolate Bon Area, unas nueces y unas barritas energéticas con vistas a la Gorra Frígia. Tengo buenos recuerdos de haber estado ahí arriba anclado a la cruz con mi kit de vía ferrata, cuando todavía no estaba desinstalada la vía de acceso para los no escaladores.

 

Deshacemos con cuidado el trecho rocoso hasta el sendero y esta vez, en vez de regresar a la canal Plana, tomamos el sentido contrario y en pocos minutos nos plantamos en la increíble ermita de Sant Salvador, menuda pasada de refugio libre para pernoctar con grandes vistas al mar y el Tibidabo, entre otros. ¡Menudo debe de ser el amanecer aquí! Un chico nos fotografía juntos –será la única foto en la que salgamos los dos– e investigamos el depósito de agua, al borde del vacío, repleto de renacuajos. En el interior de la ermita hay hoguera y una mesa de aspecto muy antiguo, además de un dibujo colorido de aspecto infantil.

 

Cerca trepamos hasta una triple arcada pero resulta ser un cagadero, diríase que hace las funciones de letrina de la ermita. Creemos que la gente, una vez trepado para nada, aprovecha para ir al lavado, fruto del sesgo de costo hundido. Unas lazadas nos permiten perder altitud a gran velocidad, a la vez que escuchamos a tres escaladores que se enfrentan a las paredes del Elefante, diría que exactamente en su trompa. El del medio parece bastante novato pues está agarrado a la cuerda. Pronto llegamos a la ermita de la Trinidad, donde Jorge se sorprende ante la presencia de un prado en plena Montserrat, tanto, que lo fotografío junto a él con una aguja como telón de fondo.

 

Aquí vamos a tomar un nuevo sendero que nos deja en lo alto de la Canal del Pou del Gat. La descendemos con precaución –es más delicado que su acenso–, seguimos un rato por la carretera a Santa Cecília y un sendero, en descenso, nos deja de nuevo junto a la Colonia Puig y Sant Benet. Son las dos de la tarde, apenas has sido cuatro horas y media de excursión. Ante la imposibilidad de grabar un vídeo por el viento presente, hablamos de temas vitales varios antes de despedirnos, si bien en la carretera nos volvemos a ver hasta que, pasado Sabadell, yo tomo la AP-7 sentido Gerona mientras que él continúa por la C-58 hacia Barcelona. Romántica manera y lugar para despedirse…

 

Recuerda que estás invitado a visitar mi canal de Youtube Feliz Éxito: www.youtube.com/felizexito


añadir nuevo comentario



Archivo de entradas »

 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook