ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeRExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR
 Zodiaco Zodiaco
Estas en » ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR » Inicio
Recopilación de relatos sobre las aventuras vividas en la montaña y la naturaleza. También hay alguna galería de fotos. Si quieres ponerte en contacto conmigo escríbeme a dmiraher@terra.es
viernes 5 de mayo de 2017, 22:27:40
23-04-17: Por el GR-92 en la Costa Brava (Tamariu – Palamós)
Tipo de Entrada: RELATO | 1 Comentarios

En compañía de Alba, Estela, Dani, Siria y Paco recorro el GR-92 en la comarca del Baix Empordà, en concreto entre los pueblos de Tamariu y Palamós pasando por Llafranc y el fotogénico Calella de Palafrugell, siendo gran parte de la ruta al borde del mar por el camino de ronda. En total unos 20km en unas cinco horas y media de caminar tranquilo con paradas incluidas.

 

Pasan algunos minutos de las diez, la hora de encuentro, cuando llego con Alba a la gasolinera que hay en Palamós de bajo coste, junto a la salida 324 de la C-31. Aun así, somos los primeros en llegar. Al cabo de un rato llegan Estela y Dani por un lado y Paco y Siria por otro. Esta última, dado que hoy es Sant Jordi, me regala un libro de los Simpsons de título Montgomery Burns: Manual para dominar el mundo. Es en clave de humor y tiene bastante parafernalia dentro. Dejamos mi coche aquí mismo y en los otros dos nos vamos para Tamariu, un pequeño pueblo de menos de trescientos habitantes enclavado entre acantilados al que se accede a través de una carretera llena de curvas que baja en picado hasta su recóndito emplazamiento. En una chuleta para llegar me he anotado en las rotondas o cerca de ellas, un MaxiDia, un Aldi y un Mercadona, sólo falta el Lidl para el póker de hipermercados.

 

A las once o así exploramos el pequeño pueblo, sobre todo su paseo marítimo. En unas rocas, junto a la playa, gozamos de una gran vista de su fachada marítima junto a una escultura de bronce que representa a una escórpora, obra de Albert Cruells. Si bien este pez venenoso apenas llega a los veinte centímetros en la realidad, esta obra de arte mide un metro setenta y pesa ciento ochenta kilos. Junto a él grabo la introducción de un vídeo que voy a grabar para mi canal de Youtube Feliz Éxito, titulado 7 errores que la gente exitosa no comete  y que puedes ver aquí (incluye 10 escenarios de esta excursión diferentes: https://www.youtube.com/watch?v=obk-bru4yCI ).

 

Una vez de vuelta al paseo marítimo, mientras los demás lo recorren, con Alba me meto por la calle interior paralela, este pueblo básicamente tiene tres calles: esta, el paseo marítimo y la riera. Al llegar a esta tomamos las marcas blancas y rojas del GR-92, que no vamos a abandonar hasta llegar a Palamós unos veinte kilómetros más adelante. A su paso por Cataluña, este sendero de gran recorrido recorre el litoral desde Portbou hasta Ulldecona y yo he tenido la fortuna –y desfortuna, por algunos tramos urbanizados– de completar algunas de sus etapas. La que nos ocupa hoy la recorrí en 2011, hace seis años, y sin duda es más recomendable que otros tramos.

 

Nada más salir del pueblo nos encontramos un trampolín para saltar al mar. Si bien la época es ideal pues ni hace frío ni está atestado de turistas, hay un extranjero saltando mientras su novia, en bikini, lo graba desde la orilla, tanto su salto como cuando nada hasta ella. Una vez finaliza la grabación, me sitúo en el extremo de este. Bajo mí, el agua cristalina y fría del Mediterráneo. Siria me inmortaliza y mientras me toman algo de ventaja, aprovecho para seguir grabando mi vídeo junto al agua. Una pequeña ola casi me alcanza, cosa que aprovecho para añadirla como toma falta al final del vídeo final editado.

 

Menuda pasada transitar por la Costa Brava primigenia, llena de pinos, tal cual era antes de ser arrasada por la edificación de chalets de lujo dispersados aquí y allá y multitud de urbanizaciones. Sería posible acercarse al agua a través de las rocas en cualquier momento, pero no llegaríamos nunca a Palamós. Hay algún bañista primaveral, algún pescador, alguna pareja de enamorados… De esta guisa afrontamos el descenso en picado a una cala formada por cantos rodados en vez de arena. Me refiero, claro está, a Cala Pedrosa, un enclave idílico con un chiringuito que parece una casa de pueblo, también pintado de blanco, sin acceso motorizado. Adiós botas y adiós calcetines. Dentro del agua, grabo el tercer error que la gente exitosa no comete: tomar decisiones impulsado por el miedo y la duda. Paco quiere tomarse una cerveza en el chiringuito pero finalmente dice poder esperar hasta llegar al siguiente pueblo.

 

Abandonamos Cala Pedrosa tierra adentro, afrontando una gran subida. El GR-92 se aleja temporalmente del mar para subir hasta el Faro de Sant Sebastià. El acceso no es muy bonito, es a través del campo, hasta cuando ya falta poco y te asomas a los acantilados desde una altura de 169metros sobre el nivel del mar. Hay multitud de cactus que son una especie invasora según un plafón informativo. Junto al poblado ibérico de San Sebastián de la Guarda, de hace 2600 años, nos comemos el bocadillo sentados en unos bancos a la sombra. Paco, riojano, abre un buen vino de su tierra que entra muy bien. Son la una y algo –cierra a las dos– así que aprovechamos para subir a la Torre de Guaita de Sant Sebastià, cual torre de castillo. Su entrada cuesta un euro pero al ser Sant Jordi hoy es gratis. ¡Menudas vistas! Los dos próximos pueblos son bien visibles pero no así Palamós, que queda oculto a la vista. Abajo, los invitados de una boda disfrutan de un refrigerio con vistas al mar.

 

Por último, visitamos el Faro de San Sebastián, el más potente del levante de la Península. Hay una especie de terraza “chill out” que a Jorge le gusta bastante, tiene pinta de ser bastante caro. Es hotel y restaurante si no me equivoco. Junto a un mirador, nos fotografiamos y afrontamos la bajada a Llafranc a través de una carretera poco transitada que curvea, escoltada por algunos chalets de alto standing con vistas al mar. A través de unas escaleras accedemos al paseo marítimo, que está en obras. Aquí también hay bañistas tomando el sol y algunos incluso tomando un baño primaveral. En una heladería nos abastecemos de algún helado –aunque no yo– y al otro lado del paseo, multitud de escaleras nos esperan para abandonarlo y volver a tomar altura. Un bonito paseo que lleva el nombre de un fotógrafo nos conduce pasando por algunos túneles peatonales hasta Calella de Palafrugell, el pueblo más fotogénico de la jornada.

 

Recorremos su fachada marítima, dividida en dos playas separadas por un promontorio rocoso urbanizado. Las barcas de pescadores se sitúan junto a unas arcadas blancas, junto a bañistas que toman el sol y turistas que en las terrazas toman el vermut. ¡Hay quien no se estresa para visitar monumentos! Con Alba me acerco a ver la iglesia, también blanca como las casas, mientras que Paco se compra una cerveza y Estela y Dani van avanzando pues creen que se nos está haciendo tarde. Dado que comienzan a tener algo de “prisa”, seguimos por el GR-92 hasta la playa del Castell a través del GR-92, que se mete hacia el interior y sube bastante a través de la montaña, en vez de seguir el camino de la cabaña de Dalí o el que recorre las calas. Se hace bastante pesado y gracias a un atajo ganamos distancia y tiempo.

 

Una vez en la playa del Castell, seguimos hacia el núcleo urbano pasando primero por la Platja Fosca, donde hace seis años, cuando vine con mis hermanas pequeñas y otra gente, dejamos los coches. Esta vez lo tenemos en la otra punta del pueblo, en la gasolinera que antes comenté, un fácil punto de encuentro pero que ahora nos queda bastante lejos. De camino, pasamos por el cementerio y como a Alba le gusta, se mete a verlo con Siria y Paco mientras yo me como unas galletas en un banco con la gente velando a un muerto enfrente, curiosa escena. Estela y Dani nos aguardan fuera. En la puerta me llama la atención un reloj de arena con una calavera y alas. Sin duda el tiempo vuela y como suelen poner en boca de los que descansan eternamente, “yo que fui lo que tú eres, tú serás lo que yo soy”. Siempre me acuerdo de esta frase en los cementerios desde que me la encontré en uno en el Camino de Santiago hace ya más de diez años.

 

Una vez en la gasolinera, no vamos en mi coche yo y los otros dos conductores –Dani y Paco– hasta Tamariu y regresamos a Palamós a por Alba, Siria y Estela. Nos despedimos, repostamos y emprendemos el camino de regreso. Los años pasan, la gente cambia, pero los GR, los pueblos, las playas y las calas siguen ahí. Incluso los poblados ibéricos, los faros o los paseos marítimos. Las aguas cristalinas, los pinares originarios de la Costa Brava y la brisa marina. Y sin duda seguirán aquí cuando nosotros ya no estemos. Aprovechémoslos mientras podamos… el tiempo vuela, y la vida también.

 

Si quieres ver el vídeo que he grabado en esta excursión, de menos de 4 minutos y en el que aparecen 10 escenarios de la excursión, aquí lo tienes: https://www.youtube.com/watch?v=obk-bru4yCI También te invito a suscribirte a mi canal. Un saludo :-)


añadir nuevo comentario


lunes 17 de abril de 2017, 12:12:53
14-04-17: El Salt de la Nina y el Camí del Pas de l´Esfinx (Montserrat)
Tipo de Entrada: RELATO | 1 Comentarios

En compañía de Jorge parto desde Creu Regató y poco antes de llegar al coll del Miracle, iniciamos una ruta circular que consiste en recorrer el itinerario equipado de El Salt de la Nina, que finaliza remontando la Canal de l´Hort de Malany junto a la aguja Lluís Estasen, y regresar por el actualmente no equipado recorrido del Pas de l´Esfinx, coronando precisamente l´Esfinx (1169m). En total unas cuatro horas y media en la que no nos topamos con nadie en ninguno de los dos itinerarios de este concurrido macizo que es la montaña de Montserrat.

 

Faltan quince minutos para las 10, la hora acordada de encuentro, cuando llego al aparcamiento situado frente a la Creu Regató, en el punto kilométrico 3,8 de la BP-1103, carretera que une Can Maçana con el Monasterio de Montserrat pasando por la ermita de Santa Cecilia. La mala suerte quiere que justo cuando voy al maletero a sacar la mochila, pase de largo Jorge sin verme. Tras llamarlo, regresa al cabo de un rato. “Me he pasado de largo” se justifica. “Sí, el corazón te lleva a la canal del Mejillón” bromeo. Una vez listos, cruzamos la carretera y por mucho que miramos, no vemos ninguna cruz en el monumento de Creu Regató, quizá estaba dibujada o fue arrancada. La altitud son 690m, vamos a subir unos 500m de desnivel.

 

Para acceder al Coll del Miracle lo mejor es consultar el mapa. Nada más salir de creu Regató, debe cogerse el Camí del Miracle a mano, izquierda, pero una vez se llega al GR-172, debe de tomarse hacia la derecha, sentido Can Maçana, para pronto dejarlo a mano izquierda y comenzar a ganar altura. Es, por tanto, un poco mareante ir de un lado para el otro en los primeros compases de la excursión. La Canal de Miracle no está equipada pero es bastante empinada, no nos lo pone fácil. Tan sólo es mi segunda excursión del año, últimamente ando bastante liado en mi tiempo libre con mi canal de Youtube, que precisamente esta esta ha alcanzado el hito de los primeros 1000 suscriptores ( www.youtube.com/felizexito ).

 

Además de estar desentrenado, me llevo la reprimenda de Jorge, que me hace ver lo mal que ando –además de en sentido literal, figurado– pues ya hace años que tengo el reto de realizar al menos doce excursiones, que salen de media una al mes, y este 2017 tan solo llevo dos contando esta y ya estamos a mitad de abril. “En octubre quizá tendré que ponerme las pilas”, le respondo. Conversando de cosas varias, alcanzamos el desvío al Salt de la Nina, que no está señalizado, como tampoco su recorrido. Se trata de tomar una senda a mano izquierda pocos metros antes de alcanzar el collado, de nombre Coll del Miracle. Me imagino que el milagro es llegar hasta arriba después de tanta subida empinada, al menos para los de épocas pasadas sin calzado adecuado, etc.

 

El itinerario del Salt de la Nina está catalogado como K2 pero hay que andarse con muy ojo, el terreno en ocasiones está muy descompuesto y la caída comporta un vuelo mortal de varios cientos de metros. Al final, en la canal de l´Hort del Malany, la dificultad ya es de K4 al tenerse que subir una cadena a pulso. Con la sensación del aventurero que se adentra en una de las áreas más desconocidas y sin duda menos concurridas de Montserrat –tanto es así que no vamos a ver a nadie un día festivo y soleado en el que la carretera de acceso al monasterio está colapsada–, recorremos los primeros metros mientras escuchamos como algún animal grande, quizá una o varias cabras, camina sobre el follaje del bosque rompiendo el silencio del lugar.

 

Pasamos junto a unos abrigos rocosos en uno de los cuales otrora encontré un tesoro de geocaching y poco después el paisaje se abre. Enfrente, vemos una cabra en el sendero, el cual discurre en plena pared a lo largo de una franja boscosa al borde del vacío, sin duda un buen terreno para pasarlo en grande. En un recoveco del camino nos encontramos la Font dels Aurons, señalizada en el mapa Alpina. El acceso está complicado pues el terreno se ha ido descomponiendo y hay que extremar las precauciones pues discurre al borde del vacío, no está equipado y un resbalón sería fatal. Varias cuerdas nos permiten cruzar con seguridad sendas canales. De repente, se nos cruzan audaces dos cabras: hay que ver qué bien saben dónde no las va a molestar nadie.

 

Una canal encajonada carente de nombre nos llama la atención tras pasar una de las cuerdas y, dejando las mochilas en el suelo, nos adentramos en ella. En un primer momento la progresión es fácil pero luego nos encontramos unas rocas empotradas que impiden el paso. Al ser tan estrecha, utilizando la técnica de oposición, unida a una trepada final de estas, logramos sortearlas y llegamos hasta la pared vertical final. ¡Qué pasada! Sería un buen lugar para montar una equipación con grapas, se ve todo muy salvaje. En el exterior, se observa el colorido mundo y para inmortalizarlo nos tomamos la foto que acompaña a este escrito. El problema viene al intentar regresar a nuestras mochilas: como siempre, el destrepe es más complicado que la subida. Después de analizarlo un rato y probar suerte, salimos del interior de la canal y damos por finalizada esta deliciosa incursión con aires románticos de exploración.

 

Una vez retomado el Salt de la Nina, llegamos hasta un paso equipado con cadena y cuerda anudada en el que nos colocamos el kit de vía ferrata. “No es un buen lugar para equiparse” observa Jorge. Es vertical y unos arbustos dan una falsa sensación de seguridad, pues acaba en una repisa tras la cual hay varios cientos de metros de vacío y no es cuestión de imitar a Superman pero sin superpoderes. Asegurados, pues, Jorge desciende la pared mientras le fotografío desde arriba mientras él hace lo propio conmigo desde abajo. Ahora es cuando empieza propiamente el recorrido por las enormes y lisas paredes de las Roques del Salt de la Nina, llamativo topónimo de origen desconocido que puede dar rienda suelta a nuestra imaginación. Es un gran ambiente en el que progresamos asegurados a las cuerdas fijas.

 

En la base de la canal de l´Hort de Malany sigue habiendo una gran roca caída en la cual ya me fotografié hace exactamente cuatro años y un día, cuando también realicé el mismo itinerario que hoy pero en solitario. Antiguamente, hasta el año 2000, el camino continuaba hasta una collado situado entre el Camello de los Ecos y el Eco Superior, de hecho en el mapa de editorial Alpina todavía aparece y de repente desaparece. Con los desprendimientos provocados por las lluvias torrenciales en junio de ese año, la parte que continúa desde aquí desapareció y se habilitó esta canal como salida y final del recorrido. En un primer momento nos llama la atención una gruesa cuerda verde anudada. Más adelante vuelve a haber otro trozo de ella. Se trata de una canal bastante empinada, con multitud de cuerdas gracias a las cuales alcanzamos el paso final, vertical, equipado con una cadena que debe subirse a pulso, eso sí, intentando colocar los pies en buenas presas y así ahorrar fuerza de brazos. En un paso que hay que superar sí o sí si no se quiere volver a deshacer todo el itinerario y que está catalogado como K4.

 

Sin mucha dificultad lo superamos y aparecemos en un pequeño collado situado entre la aguja Lluís Estasen y el Eco Superior. Las vistas son grandiosas, casi como la satisfacción de haber llegado hasta aquí. Nos acercamos a la primera de las agujas. La aproximación hasta el chichón final es aérea pero de grado II. Se trata de la vía normal, de nombre Aresta Brucs (3+, 80m). En mi anterior ocasión llegué hasta la base de la última pared, de grado III+, pero pasé mucho miedo de bajada y esta vez apenas subimos la mitad de la arista. A Jorge le haría gracia subir algún día, replicando la hazaña de 1927 de los dos pioneros: Lluís Estasen y Jofre Vila. Por hoy nos contentamos con comernos un plátano y algunas galletas disfrutando del paisaje y nos aseguramos así un tiempo más de vida en este planeta.

 

Bajar del pequeño collado pero por la vertiente sud en un poco puñetero, lo mejor es aferrarse a la pared izquierda. Esto lo descubro, claro, metiéndome en líos en la zona central que cada vez se va exponiendo más. Pronto tomamos el Recorregut del Pas de l´Esfinx a mano derecha, marcado este sí con pintura, en un primero roja y más tarde azul. Fácilmente coronamos un par de agujas en la zona de Aurons, incluida una que hay junto a unas piedras donde se puede realizar un vivac. A través de una roca llana que me recuerda al Montgròs nos acercamos a l´Esfinx (1169m), que coronamos tras trepar una pequeña pared que hay tras unos matorrales y realizar un pequeño flanqueo algo expuesto hasta unos pequeños árboles que hay junto a su cima. Las vistas vuelven a ser grandiosas y diríase que es una aguja solo reservada para escaladores. ¡Suerte que tiene un punto débil para ser atacada a pelo!

 

El descenso hasta el Coll del Miracle se nos hace un poco pesado. Tan solo hay que extremar las precauciones en algunos pasos sobre terreno de conglomerado, en especial en una largo un poco expuesto en el que se pasa junto a unos matorrales y que antiguamente estaba equipado con cuerdas. Desde el collado acometemos el descenso de la canal homónima que, si bien es empinada, cuenta con la ventaja de ser sombría, algo que se agradece a estas horas –las dos– de este soleado y primaveral día. En media hora alcanzamos el coche, buena hora para terminar una matinal y no haber tenido que traer la comida. Jorge regresa por Can Maçana mientras que yo opto por Monistrol, pues he de ir a recoger a Alba que acaba de asistir a la Pasión de Olesa, y acabo pillando retenciones a la altura del desvío al monasterio. No sé si será porque es Semana Santa, pero está infestado de gente y de coches y, en cambio, nosotros no hemos hecho más que caminar solos durante todo el rato. Montserrat se parece un poco al resto del mundo: donde se concentra la gente, hay multitudes, ruidos y terreno conocido. Es en el terreno desconocido, en cambio, donde tiene lugar el crecimiento, donde la aventura nos aguarda. 

 

En 2017 estoy impulsando mi canal de Youtube, si quieres visitarlo es www.youtube.com/felizexito


añadir nuevo comentario


domingo 12 de febrero de 2017, 10:42:54
11-02-17: Vía ferrata Baumes Corcades (Centelles)
Tipo de Entrada: RELATO | 1 Comentarios

Como ya sucediera en febrero de 2016, la primera excursión del año, de nuevo con Jorge, es a la vía ferrata Baumes Corcades de Centelles. En esta ocasión, no obstante, nos dedicamos también a grabar un vídeo motivacional para mi canal de Youtube Feliz Éxito, que el febrero pasado aún estaba a ocho meses de ver la luz y nacer. A pesar de la posibilidad de lluvias, el tiempo acompaña y podemos disfrutar de una agradable jornada ferratera.

 

Pasan ocho minutos de la hora acordada, las 10:30, cuando llego al aparcamiento de la vía ferrata Baumes Corcades. El motivo: me he topado con multitud de ciclistas en la parte final de la carretera que comunica Sant Feliu de Codines con Centelles y al ser descenso con curvas no me he arriesgado a meterme en la maraña pelotonera. Jorge está cambiando el coche de lugar, desconozco el por qué, pero me hace pensar erróneamente que también acaba de llegar. Por infrecuente que parezca en esta latitud y país, nosotros solemos ser puntuales y cumplir con las horas de encuentro.

 

Tras nuestro primer vídeo titulado Vive la vida al límite ( https://youtu.be/BKZFDLoTP-Y ), grabado en la vía ferrata Cinglera del Resistent, en Castellbell i el Vilar, hoy vamos a grabar una segunda parte, un vídeo motivacional titulado Sé activo, vence el miedo y abandona tu zona de confort ( https://youtu.be/UCoMc3b9qE0 ). Para ello comenzamos a filmarnos durante la aproximación alternativamente el uno al otro con mi videocámara, que durante toda la jornada va a ir de una mano a otra y por fortuna va a sobrevivir a tal atrevimiento. Incluimos las señales amarillas –sendero– y rojas –ferrata– así como un círculo de cipreses en el que se celebraban aquelarres. Precisamente hoy en el pueblo se celebra el Cau de Bruixes, en el que he dejado a Alba. Una frase dice A Centelles bruixes totes elles (en Centellas brujas todas ellas).

 

Al llegar al pie de la vía ferrata grabamos la presentación de nuestro vídeo, parecida a la anterior, con el paisaje al fondo. Vemos a un grupo de unas siete personas en la segunda parte del promontorio rocoso en el que se desarrolla este primer tramo de la vía ferrata, y dos chicos al pie de la vía dispuestos a comenzarla. Me acerco pero por lo visto uno de ellos está enseñándole al otro cómo progresar asegurado. Este segundo no se anima –quizá ya lo haya intentado– y se van a ir directos al segundo tramo, un largo flanqueo sin dificultad. Así pues me pongo en marcha y con la seguridad que da la experiencia y el haber recorrido esta vía ferrata en multitud de ocasiones, supero el primer tramo mientras Jorge me graba citando a Enid Blyton: La mejor manera de tratar los obstáculos es usarlos como escalones. Reírse de ellos, pisarlos y dejar que te lleven a algo mejor. Me la he traído anotada pues me pareció que le iba como anillo al dedo a este primer espolón rocoso.

 

Detrás de mí viene Jorge, que pronto enlaza conmigo pues el grupo de siete personas progresa poco a poco. Si la vista no me falla –ni la atribución de edad– incluye a alguna adolescente. Delante de nosotros va un chico que ha subido hasta aquí a pelo, esto es, sin asegurarse. Mi compañero aprovecha y me sigue grabando, justo donde hay un tramo vertical de grapas y un paso horizontal en el que es preciso colocar el pie en una diminuta repisa. La vida comienza ahí donde termina tu zona de confort. Si permaneces en tu zona de confort no irás muy lejos –sentencia. A lo que yo le propino: El miedo es aquello que te mete temor, que te impide avanzar. Nosotros, a pesar del temor, a pesar de las inseguridades, estamos avanzando, estamos siguiendo adelante. Nunca os dejéis vencer por el miedo. Si el miedo te atenaza, tu vida estará acabada. Esta última frase lapidaria le parece brutal, le he dejado patidifuso jajaja. Todo lo que pudiera añadir sería un anticlímax.

Nada más superar este primer tramo, que como he dicho es un gran espolón rocoso, aceleramos el ritmo de camino al segundo: son unos cinco minutos de caminata primero por un prado y luego por el monte. Esto nos permite alcanzar al numeroso grupo que nos precede y que nos dejen pasar y tengamos vía libre para afrontar el segundo tramo, un kilométrico flanqueo por las “Baumes Corcades” que dan nombre al itinerario, que presenta en su variante opcional un puente nepalí de 68 metros de longitud, dicen que el más largo de Europa  –desconozco si es así–. Jorge lo acomete y yo, desde abajo, lo grabo aparentemente suspendido en el cielo, desafiando la naturaleza humana, mientras cito otra frase que me he traído anotada, esta atribuida a Frank A. Clark: Sin encuentras un camino sin obstáculos, es probable que no lleve a ninguna parte.

 

Una vez reagrupados, dejamos en la libreta que hay en el buzón metálico constancia de nuestro paso y terminamos el kilométrico flanqueo –el adjetivo es literal– hasta plantarnos en la variante de la Tosquera, inaugurada en 2006, donde se encuentra el tramo de l´Esperó, catalogado como muy difícil. Desde enfrente, grabo a Jorge acometiéndolo, es sobremanera fotogénico. En nuestro vídeo lo acelero y le meto una música sin derechos de autor de fondo que le da un toque cómico, como de película antigua. Jorge al verlo, según me dirá, le hará reír mucho jajaja. Aquí el año pasado participamos en un estudio de psicología en el deporte y nunca más volvimos a saber nada a pesar de que les escribí por si tenían los resultados, era precisamente sobre las emociones, como el miedo, y los recuerdos posteriores de la actividad.

 

En el prado, junto a unas vacas, grabamos lo que será la despedida del vídeo. También vemos varias terneras, hay que ver lo tranquilas que viven aquí. ¿Por qué extraña razón el ser humano se habrá complicado tanto la vida, la existencia? Frente al correr para no llegar a ninguna parte, estos rumiantes nos muestran que es posible vivir con parsimonia y de forma tranquila. El ganado bovino queda atrás y nos acercamos al tercer y último tramo de la vía ferrata, el más atlético, con varios techos y una escalera metálica que facilita la superación del primero. Como Jorge apareció en el vídeo anterior superando el techo del Resistent, hoy me toca a mí. Y ante la cámara lo supero sin dificultad alguna. Sobre la barra de la escalera, me marco un bailoteo: La vida es una cuestión de equilibrio.

 

Arriba del todo, en lo alto del Turó de Puigsagordi (986m), comemos al borde del risco con los pies colgando y buenas vistas. En Centelles repican los tambores, como he comentado están de fiesta. En el campo vemos al grupo de la visita guiada en el que está Alba, a vista de pájaro. Yo asistí en una edición y nos llevaron a lugares relacionados con las brujas. En Centelles está documentada la quema de algunas en la Edad Media. Jorge me da galletas de chocolate Príncipe –yo trabajé en la fábrica de la Lu, en Granollers, donde estaban calentitas recién hechas, le comento– y yo le doy un pedazo de mi bocadillo de queso. Un néctar de piña y uvas nos quita la sed. Quietud y paz. Y la satisfacción del reto cumplido, del trabajo bien hecho. Como decía Aníbal en la serie El Equipo A: Me encantan que los planes salgan bien

 

Recuerda que puedes visitar mi canal http://www.youtube.com/felizexito y suscribirte si es de tu interés :-)


añadir nuevo comentario



Archivo de entradas »

 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook