ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeRExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR
 Zodiaco Zodiaco
Estas en » ExCuRSiONiSmO RoMáNTiCo FoReVeR » Archivo de Relatos » Julio 2017 » 08-07-17: Por Sant Maurici Hasta El Refugio De Amitges
martes 11 de julio de 2017, 20:05:56
08-07-17: Por Sant Maurici hasta el Refugio de Amitges
Tipo de Entrada: RELATO | 2 Comentarios | 524 visitas

Desde el aparcamiento de Prat de Pierró, a pocos kilómetros de Espot, accedemos al Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici. En una hora nos plantamos en el lago y un par de horas después, tras pasar por la cascada de Ratera y el Estany de Ratera y el de la Cabana, alcanzamos el refugio de Amitges (2367m). La aguja superior y el pico de Amitges deberán quedar para otra ocasión. Puedes ver el vídeo de la ascensión al Encantats del día siguiente aquí: https://youtu.be/P3_Wzg9arCk

 

Puedes ver el vídeo de la ascensión al Encantats del día siguiente aquí: https://youtu.be/P3_Wzg9arCk

 

Tras pasar la noche en Esterri d´Àneu, localidad de referencia de la zona, situada en el valle del Noguera Pallaresa, hacia las ocho de la mañana nos levantamos y desayunamos. Una vez preparada la mochila, partimos en coche hacia Espot, pueblo situado a mayor altitud a unos siete kilómetros de distancia. Una vez en él cogemos la pista asfaltada que en cuatro kilómetros nos deja en el aparcamiento de Prat de Pierró (1652m), donde se encuentra la barrera y el guarda que impide el paso a todo aquel vehículo no autorizado, lo que permite el paso de taxis 4x4. Antes de aparcar hay que detenerse para que te entregue en mano un folleto con la normativa del parque, lo que conlleva volver a acelerar y contaminar más de lo necesario el aire de la zona. La normativa incluye varias limitaciones que no comparto, como “únicamente se puede pernoctar en el interior de los refugios”, lo que prohíbe tanto la acampada como, sorprendentemente, el vivac, o “no está permitido bañarse en los ríos y los lagos”.

 

Nos apeamos a las nueve en punto y sin más dilación partimos. La subida hasta Sant Mauricio viene a ser unos 3,5km y unos 250m de desnivel, esto es, una hora aproximadamente de caminata. Los primeros cuatrocientos metros tienen lugar a través de una pasarela de madera que transcurre por el bosque, lo que permite su disfrute a las personas que se desplazan en silla de ruedas. A mí, la verdad, me parece un buen lugar para jugar al minigolf, algo que a Alba le parece descabellado. Hacerlo pendiente abajo iría de fábula y el primero en llegar con la pelota hasta el aparcamiento ganaría; si te sales de la pasarela, pues pierdes. En tal discusión andamos entablados cuando la pasarela finaliza y cruzamos el río Escrita por un puente, que nos permite acceder a unos prados floridos por los que seguimos progresando valle arriba. Tan sólo echamos en falta a Heidi.

 

El pequeño de los Encantados se muestra puntiagudo, piramidal. Su hermano mayor, que mañana ascenderé en compañía de Jorge y Mónica –Alba nos aguardará en Sant Maurici– resta oculto a la vista tras el primero. Un frondoso bosque con multitud de abetos y algunos pinos anima la vista y nos protege del calor estival, si bien hoy está bastante nublado. Llegados a la ermita, la visitamos previa parada obligada en una generosa fuente de agua fresca. Parece una construcción bastante moderna y tiene anexo un diminuto refugio libre al que entro. Valle arriba, en unos pocos cientos de metros, llegamos al desvío al refugio Ernest Mallafré, que lleva el nombre de un montañero que murió muy joven, con unos 22 años, por un alud en el descenso en esquí del cercano pico de Monestero. Hoy pasamos de largo –para ascender al Encantats sí debería tomarse– y en pocos minutos llegamos a una caseta de madera: es un lavabo que funciona sin agua y sin productos químicos. Unas divertidas viñetas explican en su interior su funcionamiento.

 

Al llegar a Sant Maurici nos encontramos con toda la gente que sube hasta aquí en taxi 4x4. En el sendero, en cambio, apenas hemos visto a nadie. En sus cristalinas aguas, me imagino que libres de orín por la prohibición del baño, hay pececillos que quizá busquen un agua más cálida junto a la orilla o un lugar más inaccesible a sus depredadores. Aquí hay otra fuente, de la cual también bebo antes de partir hacia la cascada de Ratera. Bordeando el lago hay grandes vistas sobre el Encantats, ahora sí, tanto del pequeño como del grande. Incluso en la enforcadura, esto es, en el collado que los separa, se observan los dos cazadores “encantados”, convertidos en piedra, que según la leyenda perseguían a un rebeco una mañana dominical a la hora de la misa, según algunas versiones, también tras haberse burlado de los fieles y hasta del santo. Mañana estaré en lo alto del Superior (2748m).

 

La cascada de Ratera no parece nada del otro mundo. De hecho no me parece ni una cascada, más bien un torrente pedregoso bastante inclinado. El salto de agua queda más arriba del mirador. Por terreno pedregoso y empinado que a la vuelta nos evitaremos gracias a la pista, accedemos precisamente a esta, que nos conduce ahora sí a un bello paraje, el lago de Ratera. El tiempo está cambiando y lo que son gotas dispersas, se acaba transformando en una ligera lluvia con fuerte viento y algún trueno un poco más arriba. Saco de la mochila dos capelinas ligeras pero viendo el percal decidimos darnos la vuelta a la altura del Estany de la Cabana o de la Bassa. En ese momento pasa un taxi y a Alba le parece ver a alguien reírse de nosotros por nuestra penosa situación. Yo no lo creo, quizá hablaban de algo divertido, si bien no lo descarto en una sociedad que propicia la burla ante la desgracia ajena, por ejemplo ante una caída.

 

Junto al desvío al Portarró d´Espot, dado que aquí abajo no da el viento, ya no hay truenos y parece que la fina lluvia amaina, nos sentamos sobre una roca y abro una bolsa de patatas fritas. Cerca de nosotros, un chico que viste tejano y abrigo rojo se come una bolsa de cacahuetes que parece no tener fin mientras sus dos compañeros han proseguido hacia el refugio de Amitges bajo la lluvia. De repente, para estupefacción mía, se nos para delante un turismo ordinario, de marca Nissan, bastante nuevo, nada que ver con el resto de taxis 4x4, que son todos antiguos. Resulta curioso que no es posible subir en bicicleta pero sí en 4x4; o que no puedes estirar tu saco sobre la hierba mientras los taxis suben y bajan; o que no te puedes remojar los pies en pleno verano pero sí esquiar a pocos kilómetros en invierno fuera de sus límites.

 

Hay que ver lo rápido que cambia el tiempo aquí arriba. Ante su mejora, emprendemos de nuevo la subida hasta el Estany de la Cabaña y después, con una pendiente más pronunciada y diría que con un pavimento enlosado a tramos, ganamos rápidamente altura hasta plantarnos en los 2367m del refugio de Amitges, un espectacular refugio de montaña que casi parece un hotel, propiedad del Centre Excursionista de Catalunya, el club excursionista más antiguo del España (año 1876). Desprovistos de las botas de montaña, lo visitamos en zapatillas. A través de la ventana obervo la presa del cercano lago y lo poco que asoman sus aguas. Sin poder evitarlo, me dirijo bajo la lluvia hasta él mientras Alba me espera aquí. Se trata del Estany Gran d´Amitges, un bello lago escoltado por las graníticas Agulles d´Amitges. Mi intención de hoy era subir hasta la aguja superior o hasta el pico de Amitges, pero no va a poder ser.

 

De nuevo en el refugio, vamos al comedor y nos pedimos un par de bocatas: Alba de tortilla de queso (6€) y yo de atún (5€). Además, compramos una capelina del Parque Nacional (6€) para Alba, pues las nuestras son bastante rudimentarias. Me parece un albergue bonito y no me importaría dormir aquí. Eso sí, nos saldría más caro que la habitación doble con baño que tenemos en Esterri d´Àneu estos tres días en Casa Nando, con acceso a cocina y sala de estar (40€). Quizá algún día pernocte aquí y pueda ascender tanto a la aguja como al pico, me ha gustado el lugar. Tras comer intentamos jugar al juego de mesa de las cuatro en raya en dos ocasiones, pero está algo deteriorado y se nos caen todas las fichas sobre la mesa. De todas formas, no insistimos mucho: como sorprendentemente ha salido el sol, aprovechamos para irnos. Con una ventana de buen tiempo de dos horas, nos podemos plantar en el coche secos.

 

De nuevo visito el lago, esta vez con Alba, que me fotografía con las agujas de Amitges junto a la otra orilla. El circo y el collado me tientan pero como ya he dicho tendrán que ser en otro momento. Bordeo el lago y me acerco a sus dos lagos vecinos mientras Alba me espera en el refugio: el Estany de la Munyidera y el Estany dels Barbs. Desde aquí, según un poste indicador, es posible alcanzar en tres horas tanto el refugio de Saboredo (3h) como el de Colomers (3h). De nuevo con Alba, pasadas las dos del mediodía, iniciamos el regreso por la pista forestal hasta Sant Maurici, ahorrándonos el tramo rocoso y más largo de la cascada de Ratera. En Sant Maurici, lago que da la mitad del nombre al parque nacional –a la otra mitad, llamada Aigüestortes, se accede por Vall de Boí y Cavallers–, tomamos de nuevo la senda de excursionistas, más directa para descender hasta Prat de Pierró que la pista de taxis. Ganando algo de tiempo respecto a los postes indicadores, a las cuatro y cuarto llegamos al coche. Buena hora, pues a las cinco en Esterri d´Àneu hay un pasacalles que Alba no quiere perderse y voy a tener tiempo incluso de ducharme antes de presenciar el “ball de bastons”. Además, también vamos a tener tiempo de visitar después el vecino pueblo de València d´Àneu y su zona arqueológica, que incluye los restos del castillo, antes de que llegue Jorge y Mónica de Barcelona para acometer mañana el Gran Encantat. Pero eso ya será otra historia…

 

Puedes ver el vídeo de la ascensión al Encantats del día siguiente aquí: https://youtu.be/P3_Wzg9arCk


2 Comentarios
Enviado por Jorge el miércoles 12 de julio de 2017

“¡David, eres único escribiendo crónicas!”
Enviado por Zodiaco el jueves 13 de julio de 2017

“Gracias Jorge :-)”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook